Comercio Justo Artesanal

Comercio Justo es una manera moderna de hacer negocios, en donde el dinero no es lo primero, ni lo más importante. Esto sucede cuando logramos participar en los procesos comerciales dentro de las reglas del mercado, poniendo en primer lugar a las personas y buscando soluciones para el desarrollo social sostenible y la erradicación de la pobreza.

Para lograrlo se necesitan:

1. Productores concientes de su valía como seres humanos y su capacidad de incidir en la sociedad a través de su trabajo. Conocedores de que el pago recibido por su trabajo deberá ser reconocimiento a su experticia, esfuerzo, y calidad de sus productos, y estará en resonancia con la conciencia de su propio valor humano.

2. Comerciantes justos capaces de desarrollar modelos de negocio sostenibles, rentables, y estables que puedan generar bienestar individual y colectivo -aunque no tengan todos los márgenes de utilidad a su favor-.

3. Consumidores responsables que sean selectivos, y que a la hora de comprar privilegien tanto a los pequeños productores como a los comerciantes justos y solidarios.

El consumo conciente, la compra ética, se dirige a la creación de una sociedad en donde las personas se preocupan por el bienestar de los demás, y se apropian de su poder de transformación de las realidades sociales, poniendo en acción los valores de respeto, solidaridad y justicia.

Comerciantes justos y consumidores responsables motivan a los productores artesanales concientes para seguir produciendo con calidad, sus productos, sin perder el toque humano que hace que su oferta, siempre sea mucho más especial que un producto industrial y se constituya en salvaguardia del patrimonio inmaterial de su país y de la humanidad.